Chicas Superpoderosas

Empezamos Marzo y más que nunca, reflexiono acerca de lo que significa este mes. Es el mes donde conmemoramos una lucha femenina. concretamente el 8 de Marzo, el día internacional de la mujer.

¨El Día Internacional de la Mujer es una fecha en que mujeres de todos los continentes, a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen en pro de la igualdad, justicia, paz y desarrollo¨*

 

Siempre fui un poco rebelde, me cuestionaba mucho los status quo de las cosas, el ¨deber ser¨, sin encajar del todo en los ámbitos justamente por mi observación del orden establecido y mi eterno cuestionamiento de los por qués, algo que se me daba muy natural. Sin embargo, la cuestión de la igualdad de género y la lucha del feminismo también me parecían un cliché, y como tal escapaba del tema, hasta que empecé a detenerme y observar

Claro que la observación del fenómeno interviene en su resultado. Generar esta conciencia (y crecerla), para poder ir observando cómo hacemos lo que hacemos es el paso básico y preliminar para todo trabajo, todo aprendizaje, toda mejora. 

Dedicarme a ayudar a mujeres a mejorarse a sí mismas, a alcanzar su potencial, a vivir mejor y a la vez siendo madre y conociendo las luchas que supone lograr un equilibrio entre la vida personal, la carrera laboral, y la maternidad, me ha llevado paso tras paso a cuestionarme y hacer conciencia de estas diferencias de género, que compartimos (más-menos), todas las mujeres del mundo. 

Y esto, en el día a día, no se trata de una rebeldía tonta y sin sentido porque somos marimachas y no tenemos nada mejor que hacer, sino de la búsqueda de un bienestar (estar-bien) más completo, más profundo y más duradero. Resulta que nuestra condición de mujeres y todo el bagaje cultural alrededor, condicionan completamente alcanzar este estado de bienestar.

Ponemos tanta energía en todo lo que hacemos en el día a día, que terminamos agotadas: debemos hacernos cargo de la casa, la comida, nuestra carrera, los hijos si los tenemos, muchas veces hacernos cargo de nuestras parejas, y encima si queremos un ratito para nosotras, nos sentimos culpables y abandónicas. Somos una vasija que constantemente está dando, y nos cuesta muchísimo recargarnos. A todas nos ha pasado que queremos descansar, tomarnos un tiempo tranquilas (léase: ir al gym, al salón, a tomar algo con las amigas o sencillamente ver una película sin interrupciones), y resulta una odisea realmente hacernos con ese recurso y disfrutarlo! Pero los hombres no, para ellos es normal sólo dedicarse al trabajo y que las tareas de la casa descansen en la mujer (y que este esfuerzo no sea remunerado, es decir socialmente reconocido como trabajo), , normal ganar más por el mismo trabajo, 

¨El amor propio es la base de todo bienestar. Y Ese bienestar no viene solo, se trabaja. Entonces, el amor propio se trabaja también, a partir de la conciencia, de darnos, nutrirnos y cuestionarnos nosotras primero.¨

 

Qué damos para recibir? Antes de ver qué permitimos, es ver qué estamos dando? Es analizar ciertos ordenes que así son porque nos los enseñaron de nacimiento, son reales o son una construcción social? Cuántas preguntas no nos atrevemos a hacernos? El sólo hecho de preguntarnos, ya hace que todo cambie. 

Y me preguntarán, qué tiene que ver esto que platicas con el amor propio y el wellness al que te dedicas? Para mi, TODO: estos son pasos que he ido dando en el trabajo de mi propio bienestar, y llegando a la raíz, encuentro estos elementos. No sirve hacer un cambio desde la forma, ya que no es duradero. Es mejor y más satisfactorio, a mi entender y con mi experiencia, hacer cambios de fondo, entendiendo los por qués, observando el cómo y generando así otro nivel de conciencia. Nada que no podamos lograr desde esta poderosa perspectiva, no creen?

Les deseo un Marzo y un resto de 2019, lleno de reflexión y de trabajo de conciencia y observación, que es, como decía, el primer paso para crecer, cambiar,  mejorar: VIVIR MEJOR. Les deseo un marzo súper poderoso, así como nosotras. 

 

*Fuente: Naciones Unidas un.org · Foto: PNUD Georgia

Dejar un comentario