Equis, somos mujeres

Después de una pausa en el blog, arrancamos otra vez.

Hoy quisiera compartirles mis reflexiones sobre nuestra naturaleza.

Como yo lo veo, somos seres, criaturitas del Señor (¡!!!) cambiantes dentro de nuestra naturaleza estable, cíclicas, en constante movimiento… Las diferentes etapas en la vida de una mujer se me hacen fascinantes –aunque algunas veces no es taaaan fascinante estar extremadamente hormonal porque ya viene la menstruación y no te acordaste y estás que lloras y ríes y no quieres que nadie te toque pero sientes tristeza porque nadie te apapacha, and so on (¿a alguien le ha pasado?)-... Pero bueno, no deja de ser impresionante SER CONSCIENTE del proceso. 

Me ha servido ver mis propios procesos con varios fines, entre ellos, reconciliarme con quien me tocó ser en este Planeta Tierra (se dan cuenta que le decimos Planeta, pero debería llamarse Redondeta? Al final, es casi redondo… En fin. Volvamos). Decía que ha sido una de mis maneras de reconciliarme y entender quién soy, cómo estoy hecha, por qué funciono así, y al entender, me la paso mejor...

 

amorami amor a mi ana carabajal new icon lencería menstruacion post sexy liguero bra curvy body positive talla extra talla grande DD copa bra bralette brasier bralet tanga chon calzón

Los ciclos por los que, como mujeres, pasamos por toda nuestra vida (desde la infancia hasta la madurez), nuestro cuerpecito todopoderoso (por algo somos ¨fábricas de seres humanos¨!), también lo pasa también mes a mes. 

Con la suerte de tener una mamá a la que le resultaba tan natural este proceso yo no tuve nunca ningún problema, pero vi varias compañeras de colegio -cuya madre era extremadamente prejuiciosa y ¨de este tema no se habla¨-, que desde el comienzo de su etapa fértil han padecido mes a mes dolores como para no poder levantarse de la cama esos días, con quistes, etc. Imagínense, una mujer promedio empieza a menstruar a los 13 años (+-) y termina (+-) 48, no? Esos son 35 años, teniendo cada mes este ¨asuntillo¨, más vale que nos reconciliemos con él, porque sino se vuelve algo pesadísimo de sobrellevar por tantos años.

Ver el hecho de que mes a mes, como un reloj nos baje, es una señal inequívoca de que nuestro cuerpo está funcionando correctamente, una señal de que la esencia de la mujer que somos está intacta (y mucho más que eso): que estamos sanas.

No tenemos que esconderlo, básicamente sabiendo que es un proceso totalmente natural y gracias al cual estamos todos aquí: porque la menstruación no es más ni menos que la señal de que hubo ovulación y finalmente no hubo fecundación, pero en general quiere decir que nuestro cuerpo funciona. 

amor a mi amorami lencería copa menstrual angelcup meluna mexico tienda ropa interior ana carabajal new icon curvy pls size talla extra xl DD certificada salud menstruacion regla

Y no, no necesitamos que hacer de cuenta que ¨no pasa nada¨, como nos quieren vender en las publicidades de toallas femeninas. Esos días no son iguales, pero son parte de mi esencia, de nuestra esencia, y qué les digo, de nuestro poder.

Y ustedes, cómo viven este proceso? 

Victoria Hertel 

Dejar un comentario