Cuidado de las prendas

La ropa interior y de dormir es quizá la más delicada de todo nuestro clóset

Compuesta por algodón, seda, encajes, lazos, cintas, requiere atención especial a la hora de lavarla y en el día a día en general, ya que la idea es que nos duren mucho tiempo, por eso te damos algunos buenos consejos acerca de cómo lavar y cuidar tu ropa interior.

 

Para lograr que tu ropa dure much tiempo en buen estado, en principio debes invertir en prendas de buena calidad. No sólo se trata de tu comodidad, sino de tu salud! 

  1. Las prendas de algodón pueden ir a la lavadora, pero utiliza siempre una bolsa especial para ropa íntima o en su defecto la funda de una almohada, esto ayudará a protegerlas del daño que pueda causar la máquina. Si la prenda no es de algodón, lo mejor es lavarla a mano, en especial cuando se trata de ropa interior de seda. Para lavarla a mano ponla a remojar en agua tibia, no a más de 30º, con un poco de jabón neutro o especial para prendas delicadas durante algunos minutos. Enjabona la prenda sin arrugarla, frotándola delicadamente, enjuaga y remoja nuevamente la prenda con agua y vinagre blanco durante unos minutos, este paso hará la diferencia.
  2. No pongas la ropa interior en la secadora, deja que se seque naturalmente, evita exponerla al sol sin son prendas de color e intenta no colgarla con pinzas para que no queden marcadas.
  3. Para las prendas con encaje oscuro el vinagre blanco es un gran aliado, también se recomienda que el lavado sea con agua tibia y por último con agua fría.
  4. Para las prendas con encaje blanco que se han vuelto amarillentas nunca es recomendable el uso de cloro o blanqueadores: lo ideal es colocarlas a remojar con agua tibia y sal y lavar a la mañana siguiente lavarla como acostumbras.
  5. Para evitar cualquier accidente que dañe tu ropa interior lo más recomendable es siempre leer las instrucciones de lavado, esto aplica para la ropa en general, mientras sigas las indicaciones tus piezas se mantendrán en buen estado. Te lo decimos por experiencia: ;)

Es muy importante que cambies tus brassieres cada 6 meses aproximadamente:

Esto es porque con el uso, los materiales ceden y no sostienen como antes, lo cual puede derivar en un calce inadecuado y por lo tanto, no sólo ser incomodo sino también ser perjudicial para tu postura.